martes, 27 de noviembre de 2018

El dedo de David Lynch, de Fedosy Santaella


El dedo de David Lynch, de Fedosy Santaella
En nuestro afán por dar otra vuelta de tuerca (parafraseando a otro autor genial, el angloamericano Henry James), nos centramos en una obra que lleva en su título a nuestro director estrella. Pero, ¿qué es El dedo de David Lynch del escritor venezolano Fedosy Santaella?

Este autor latinoamericano ha demostrado gran capacidad para la narrativa en base a relatos cortos. Sin embargo, El dedo de David Lynch es novela pura repleta de nihilismo y tacto lírico que juega entre la barbarie del realismo mágico y el determinismo con mecanismos del género negro que, como es obvio, no podía tener un nombre más mítico a este respecto en su título, el del director de Missoula.

De qué va El dedo de David Lynch

La novela arranca con un encuentro desafortunado. Mariana y Arturo, este último afectado por el consumo de cannabis, encuentran un dedo en la playa mientras venden baratijas. Dicho dedo acaba en el bolsillo del chico sin que la muchacha diga media palabra.
Este hallazgo es la excusa para conocer una enrevesada trama que incluye a la pareja protagonista que, tras su encuentro con múltiples personajes, ha acabado desencantada.
Gracias a esta sencilla y a la vez compleja trama, entramos en una historia con tanto toque noir como mágico en una especie de road movie digna del mismísimo Corazón Salvaje del propio David Lynch.
Una vez más, Fedosy Santaella, autor que debiera ser más conocido a nivel mundial, nos ofrece una historia truculenta, interesante, tensa y llena de personajes que bien pudieron salir de la mente de Lynch, pero que no lo hacen, son clara muestra del torrente creativo del venezolano.
Sin duda, una historia que mereció la pena ser contada, y que merece ser leída. No en vano la obra de este autor ha sido traducida al inglés, al turco, al esloveno e incluso al japonés. No así El dedo de David Lynch, que sí está disponible en español para todos los lectores ávidos de emociones gracias a la Editorial Pre-Textos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario