martes, 2 de octubre de 2018

David Lynch y Rammstein


David Lynch y Rammstein
Puedes pensar, ¿combinación genial, demencial, rara, obtusa, oscura, imposible…? Lo cierto es que en la mente de David Lynch todo es posible. Y es que el de Missoula, pese a contar con el genial Angelo Badalamenti en todas sus obras desde hace décadas para redactar las partituras de sus bandas sonoras, siempre ha contado con grupos para sus películas, y uno de ellos es el alemán Rammstein.

Pero, ¿cómo llegó Lynch a descubrir a estos duros germanos mucho antes de que saltasen a la fama con su álbum Sehnsucht? Según cuenta el propio creador, el grupo se dedicaba a enviar maquetas de sus temas al director para que las escuchara, y vaya si las escuchó.

En qué película de David Lynch suena Rammstein

Sin duda, podemos escuchar a Rammstein en una película de David Lynch que está considerada como una obra maestra del gran director. Desde aquí pensamos exactamente lo mismo. Es en Carretera Perdida o Lost Highway.
El propio Lynch, preguntado cómo había descubierto a los alemanes, confirmó que recibía cintas suyas y decidió incluirlos en su película. Al fin y al cabo, también se había decantado por otros tipos bastante ‘duros’ como Marilyn Manson o Nine Inch Nails.
Así pues, podemos encontrar en esa maravilla que es Carretera Perdida, precisamente mientras vemos a un Baltazar Getty con la cara ensangrentada camino hacia la puerta número 26, a estos alemanes llamados Rammstein.
De hecho, los germanos, fieles seguidores del director de Montana, querían que Lynch dirigiera el vídeo clip de Herzeleid. Sin embargo, el creador no tenía tiempo, aunque sí deseaba introducir este tema en la película, a lo que los Rammstein respondieron encantados que sí, obviamente.
Y así se gestó un momento único de un film épico de David Lynch que, incomprendido por muchos, se ha convertido en un clásico para tantos otros y una película incunable y casi mágica. Puro culto.
Si quieres ver el momento, el canal de YouTube de nuestro amigo Burak Topsoz nos lo muestra aquí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario