jueves, 13 de septiembre de 2018

David Lynch y David Foster Wallace: ¿Paralelismos?


David Lynch y David Foster Wallace: ¿Paralelismos?
Autor de La broma infinita, obra que se ha convertido en todo un clásico moderno de culto, David Foster Wallace se suicidó un 12 de septiembre de 2008, ahorcado en su propia casa. Pero este autor que levanta pasiones entre los eruditos y grandes aficionados literarios, ¿guarda realmente algún paralelismo con David Lynch más allá de su propio nombre de pila?

Aprovechando que el crítico y escritor madrileño Eduardo Lago publica su libro Walt Whitman ya no vive aquí. Ensayos sobre literatura norteamericana con la Editorial Sexto Piso en el que se incluye una más que interesante entrevista con este escritor en la que se hace referencia a nuestro director fetiche, parece interesante saber qué opinaba el propio David Foster Wallace sobre el creador de Missoula.

David Foster Wallace sobre David Lynch

El escritor se refirió a Lynch al ser cuestionado por el propio Eduardo Lago en la entrevista si encontraba paralelismos entre su propia obra literaria y la audiovisual del cineasta. Sin duda, la respuesta de Foster Wallace no tiene desperdicio, ya que consideraba al director como un expresionista clásico.
Para Foster Wallace, Lynch, al igual que el cine artístico, llevaba a cabo una exploración surrealista en sentido clásico. En virtud de la misma, se producen asociaciones oníricas inconscientes de forma literal diferentes a la ficción de vanguardia moderna y posmoderna.
En opinión de Foster Wallace, la ficción opera de forma autoconsciente, deliberada y claustrofóbica. Sin embargo, el cine de Lynch resulta excitante, es la obra de un Gran Artista con mayúsculas.
No obstante, David Foster Wallace, al igual que probablemente nos sucede a todos, no sabía si entendía suficientemente bien la estética de David Lynch y la suya propia para encontrar conexiones claras. Pero sí que afirmaba que filmes como Terciopelo azul fueron capaces de crear un impacto más emocional que estético en él mismo y en mucha gente de su generación. Interesante, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario