lunes, 2 de julio de 2018

El fuego de David Lynch


El fuego de David Lynch
¿Qué le pasa a David Lynch con el fuego? Esta es una cuestión que me ha rondado por la mente durante muchos años, y creo que no estoy solo en esto. ¿Es una fascinación lo que siente este buen hombre, o simplemente una más de sus obsesiones? Lo cierto es que no hay una respuesta fácil para nada cuanto lo rodea, pero está claro que le gusta quemar y ver arder. ¿Será su fuerza purificadora? ¿Habrá disfrutado de alguna noche de San Juan en España con sus célebres hogueras?

Porque, aunque lo más célebre en el universo de David Lynch es el cine, realmente el fuego está prácticamente presente en toda su obra. Si salimos del séptimo arte, también vemos otras disciplinas en las que el director de Missoula quema algo cada dos por tres.

El fuego y David Lynch

Vamos por partes. Es cierto que Lynch parece haber cogido gusto a eso del fuego relativamente tarde. No es hasta comienzos de los 90 cuando vemos los créditos de apertura de Corazón Salvaje con fuego constante. Poco después, cerraría temporalmente la serie Twin Peaks (antes había quemado la célebre serrería) con la precuela de Fuego camina conmigo.
Si seguimos nuestro viaje, volvemos a ver fuego en Carretera Perdida, y no nos olvidamos de los constantes primeros planos de Una Historia Verdadera cada vez que alguien se enciende un cigarrillo. ¿Qué te pasa, David?
De hecho, si miramos en otras artes de Lynch, observamos que también en sus dibujos aparece el fuego y las cerillas, por no hablar del álbum musical que compuso junto a Dean Hurley, The Air is on Fire.
Como comprenderás, no pretendemos explicar o entender lo que pasa por la mente de David Lynch. De hecho, si hay tanto fuego como parece, mejor ni tocar. El universo lynchniano tiene sentido, o eso afirma él, pero es tan retorcido y dramático que cualquiera que entre ahí saldrá igual de bien parado que los torturados protagonistas de su cine. Esperemos que el fuego sea purificador, cual Ave Fénix, de lo contrario, estamos todos bien jodidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario